Endodoncia

La endodoncia o tratamiento de conductos consiste en limpiar, desinfectar y retirar el nervio dañado, sustituyéndolo por un material llamado “gutapercha”, dejando sellado de forma segura y libre de bacterias el conducto por donde discurría el nervio.

Las causas más frecuente por las cuales se tiene que realizar una endodoncia son las caries, los traumatismos y el bruxismo.

Al tiempo de realizar el tratamiento es recomendable hacer un seguimiento para ver su estado y evolución, en ocasiones es recomendable la colocación de una corona o funda para proteger la pieza dental y evitar futuras fracturas.